jueves, 15 de marzo de 2012

Sonidos de Rayuela. Capítulos 124 y 128

Anton Von Webern. Cantata No 2, Op 31.

Pero había quedado casi sin palabras, sin gente, sin cosas y potencialmente, claro, sin lectores. El Club suspiraba, entre deprimido y exasperado, y era siempre la misma cosa o casi.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada